Nueva vida

Primer día una «nueva vida»

Primer día una «nueva vida»

 

Hoy estuve con mis dos amores. El mayor se ha recuperado estupendamente,  ya salió de la UCI y ahora está en una habitación normal. El más pequeño sigue en la UCI, estable, evolucionando de acuerdo a lo esperado y ya casi empezando a despertar.

Les cuento de la visita de la tarde de hoy con Santi.

Al llegar, y después de lavarme las manos y ponerme antibacterial, vestirme con bata y tapa bocas, cuando me pare a su lado empecé por sostenerle la manito. Le hablé de nuevo de mi amor por él, le cante un par de canciones, le dije que al igual que yo toda su familia lo estaba apoyando y los nombre a todos toditos. Le hable de los amigos que le mandaban mensajes, de todos los que se habían unido a orar por el. Le dije que estaba acompañado por los médicos y las enfermeras y que todos absolutamente todos estábamos apoyándolo y acompañándolo.

 

Continué contándole muchísimo sobre su papá. Le recordé como es el amor entre él y su padre, se aman “!al infinito y mas allá!”.

Le dije que ya le había dado el beso de amor a papá y que ya se había despertado. Hice de papá en una llamada telefónica que me inventé, jaja, y fue maravilloso. Puse voz grave y luego de decir “ring, ring” le dije “Santiago es papá que te ama con locura y pasión, pronto iré a verte”, jajá, fue bello, la verdad lo disfrute.

 

Cuando terminé mi estelar actuación con voz de papa Javier me senté a su lado acariciándole la mano y la pierna y cual fue mi sorpresa, el cachorrito se despertó. Se movió muchísimo, ya quería sacarse los cables y tubos por supuesto y tosió bastante. Le dije al oído que aceptara la ayuda que estaba recibiendo, que era momento de dejarse ayudar, que no se resistiera, que aceptara la ayuda. Que yo estaba allí con el y que se dejara cuidar.

 

Me entendió. Que increíble. Me hizo todo el caso del mundo y se calmó.

 

Yo me escuchaba decirle aquellas palabras y no podía evitar darme cuenta de la gran lección que yo misma estaba recibiendo en aquel momento: la importancia de dejarse ayudar. Definitivamente no estamos solos en el mundo, y siempre necesitamos de los demás.

 

Así transcurrió la visita. Sigo poniéndole toda la música que le gusta. Esta vez un poco de Smetana, Joplin, Mozart y Tchaikovski.

 

Las enfermeras están muy de acuerdo conmigo en que lo relaja un montón así que me colaboran en estar pendientes de que tenga música todo el tiempo.

 

Por lo demás verán que ya ni siquiera invierto tiempo en saber detalles médicos sobre Santi. Solo pregunto si hay novedades y me dicen que todo va bien. Ya me di cuenta que saber tanto acerca de algo, estudiar, leer, preguntar, etc., me sirve solo para satisfacer mi necesidad de saber, pero no va mas allá, ni me procura paz ni me ayuda a enfocarme en Santi sino que mas bien me distrae de el y de mi, y quienes deben saber los detalles y pueden hacer algo con ellos son los médicos y ellos están haciendo su trabajo.

 

Así que ahora yo me dedico a mí y a quienes me necesitan que son mi Santiago Javier y mi Francisco Javier. Y les digo con todo el alma que así soy mucho más feliz! Me liberé de tanto conocimiento, o mejor dicho, me rebelé! Jajaja.

 

Hasta mañana a todos. Los quiero, los amo y les estaré eternamente agradecida por su afecto, muestras de apoyo y por todas sus oraciones. Siento gratitud por la vida a cada momento.

Besos.



Abrir chat
Hola, soy Sandra ¿en qué puedo ayudarte?
×