El futuro de los trasplantes y donación de órganos

La Fundación de las Ciencias de la Salud organizó cojuntamente con la Organización Nacional de Trasplantes de España (ONT) la jornada XIX Ateneo de Bioética celebrada el 14 de Junio en la Real Academia Nacional de Medicina en Madrid.

El objetivo de esta jornada fue revisar la situación actual de los programas de trasplante de órganos con énfasis en el programa español y analizar las perspectivas futuras de estos en virtud de los avances en reprogramación genética, terapia celular e ingeniería de tejidos y órganos.

Para hablar acerca las perspectivas futuras de los trasplantes de órganos estuvo invitado el Dr. Damian García Olmo, Catedrático de Cirugía General de la Universidad Autónoma de Madrid, Jefe del Departamento de Cirugía en la Fundación Jimenez Díaz, dedicado a la investigación con células madre mesenquimales y actualmente su centrando su investigación en la aplicación de la biopsia líquida en los pacientes con cáncer colo-rectal.

En su ponencia “El futuro de los trasplantes” se permitió plantear las interrogantes científicas de las cuales han surgido las investigaciones más trascendentales en materia de generación/clonación de órganos, ingeniería tisular (ingeniería de tejidos también conocida como medicina regenerativa o terapia celular) y más recientemente reprogramación celular. Destacando tres retos:

 

1. ¿Es posible construir órganos compatibles?

Esta es la primera pregunta que se plantea la comunidad científica en torno al futuro de los trasplantes. La idea es fascinante y representa un desafio para la ciencia. El problema fundamental que ha tenido hasta el momento el desarrollo de la ingeniería tisular es la vascularización, ya que no ha sido posible crear tejidos y mantenerlos vivos.

vascularizacion del higado

En los últimos años han surgido avances significativos. En 2006 Shinya Yamanaka, traumatólogo japonés que describió cómo conseguir una célula embrionaria autóloga, es decir una célula embrionaria del mismo sujeto que se pretende tratar, lo que le valió en 2012 recibir el Premio Nobel en Fisiología o Medicina.

El hallazgo de Yamanaka  y sus células autólogas representó para la comunidad de trasplantes y donación de órganos la posibilidad de eliminar el riesgo de rechazo de las células trasplantadas. Las investigaciones realizadas en este sentido, creación de quimeras entre otras,  han planteado nuevas interrogantes médicas.

 

 2. ¿Sería posible “arreglar” el órgano y así evitar el trasplante?.

Esta última interrogante ha dado paso al desarrollo de lo que se conoce actualmente como terapia celular. En el mundo ha habido un crecimiento exponencial en el número de ensayos clínicos que se están realizando a partir de células madre, para tratar enfermedades humanas.

En España existe la Red de Terapia Celular del Instituto Carlos III que está teniendo resultados positivos en aspectos cardiológicos, entre otros.  Recientemente se ha aprobado la comercialización del primer medicamento de terapia celular para el tratamiento de fístulas perianales complejas en pacientes con enfermedad de Crohn, llamado comercialmente Dartvastrocel, que será fabricado en Tres Cantos, (Madrid) por la farmacéutica TAKEDA.

El mayor liderazgo de España en este momento es en el tratamiento del infarto al miocardio agudo utilizando células para intentar evitar lesiones e incluso el trasplante. Estos trabajos requieren aún de mayor investigación para conseguir evidencia del efecto regenerativo con estas terapias. Aún así en España hay actualmente 223 ensayos clínicos activos utilizando células madre para tratar enfermedades humanas. 

Colegas japoneses están utilizando células de Yamanaka (reprogramadas) para construir planchas de un neo-tejido que sí está mejorando la función cardiaca (Revista Nature). De forma similar, se están utilizando estos neo-tejidos en lesiones corneales y problemas de hepatitis aguda.

La prueba de concepto es que la terapia celular permite a las células regenerarse, lo que ha supuesto el planteamiento de una nuevas interrogantes para la comunidad científica, tales como:

3. Si pudieramos curar las células sin necesidad de utilizar otras células, ¿podríamos reprogramar un órgano enfermo in situ?.

En este sentido se ha desarrollado la tecnología más reciente que es la reprogramación “in vivo”, que consiste en aplicar la teoría de las células de Yamanaka en el/la paciente.

La prueba de concepto de esta nueva pregunta ha sido publicada por el médico español Dr. Manuel Serrano Marugán en múltiples revistas médicas, dándose la coincidencia de que la reprogramación celular es mucho más eficiente en tejidos dañados que en tejidos sanos produciendo así un rejuvenecimiento del tejido, lo que abre el espacio a nuevas expectativas de tratamiento.

Estas últimas tecnologías abren de nuevo el conocido debate sobre la eternidad: ¿cuánto va a vivir el ser humano?, ¿hasta qué punto es lícito regenerarle determinados órganos? y si se diera el caso ¿cómo se haría?.

El Dr. Damian García del Olmo señala que aún es pronto para saber cuál de estas investigaciones  finalmente conseguirá satisfacer la creciente demanda de órganos para trasplante. Comenta que si tuviera que apostar por alguna lo haría por la reprogramación “in vivo”.

Concluye su ponencia haciendo una llamada a la reflexión sobre la importancia de estar seguros de controlar los desarrollos científicos antes de ponerlos en práctica. Al respecto señala que una vez que se da rienda suelta a las fuerzas de la naturaleza y en este caso a la vida de células, organóides, etc, es fundamental estar seguros de que se tienen controlados.

 

Este es el enlace a la ponencia completa del Dr. García Olmo.

 

Comentario del autora

DR. DAMIAN GARCIA OLMO + Sandra Beltran

Asistí a esta Jornada del XIX Ateneo de Bioética sobre Ética en los Trasplantes, y escuché con atención y alegría cada conferencia.

Las perspectivas de desarrollo de iniciativas que permitan equilibrar poco a poco las diferencias entre la oferta y la demanda de órganos para trasplante están puestas en marcha, así como las investigaciones científicas que ojalá en un futuro no muy lejano hagan del trasplante de órganos un tratamiento innecesario.

La salud, la ciencia y la tecnología son ámbitos de la realidad humana presente que mayor necesidad de desarrollo demandan. Cada nueva respuesta plantea irremediablemente una nueva pregunta. Lo interesante es observar cómo cada esfuerzo suma, cómo cada avance aporta , y cómo el resultado de todo eso se refleja en mayores y mejores posibilidades de vida para quienes lo necesitan .

Si te ha gustado este post, si tienes comentarios o preguntas que hacer al respecto, estaré encantada de recibirlas y responderlas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.